Averías eléctricas más comunes y qué hacer

¿Alguna vez has sufrido una avería eléctrica y no has sabido qué hacer? Es más frecuente de lo que pensamos que se produzca un apagón de luz o que tengamos problemas con un enchufe, un interruptor o una lámpara. Como consejo general, podríamos decirte que siempre debes mantener la calma y contactar con un técnico electricista; pero profundizaremos un poco más. A continuación, te presentamos algunas de las averías eléctricas más comunes y qué puedes hacer cuándo se producen. 

Corte de luz
Corte de suministro eléctrico. Cuando se produce un corte de luz, lo primero que debes hacer es determinar si responde a una avería particular, es decir, dentro de tu vivienda o negocio, o a una avería de la distribuidora. Puede ser que la empresa que transporta la luz hasta tu punto de suministro haya sufrido algún problema (por ejemplo, que se le estropee el transformador) y se haya producido una avería de luz en todo tu edificio o en toda tu manzana.

¿Dónde llamar cuando se va la luz? Si la avería procede de la distribuidora, lo mejor es contactar directamente con ella. Solicita siempre el número de referencia de la llamada que hagas, para poder hacer después el seguimiento del expediente. Puede ser que el apagón de luz se prolongue durante varias horas y, como consecuencia, tengas algún siniestro en casa. Necesitarás ese número de referencia para tramitar los daños con tu seguro o, simplemente, puedes utilizarlo para solicitarle a tu comercializadora que descuente de la factura las horas que has estado sin suministro eléctrico.

Si la avería es particular y solo afecta a tu vivienda o negocio, hay varios factores que pueden haberla provocado. Por ejemplo, que hayas superado el consumo simultáneo contratado y se te haya disparado el contador de energía. Nos explicamos mejor, el contador está regulado para la potencia que tienes contratada  y tiene un ICP (Interruptor de Control de Potencia) integrado. Si tienes un consumo simultáneo por encima de lo contratado, el ICP corta la luz y el contador deja de suministrar energía.

Entonces, ¿qué hacer cuando se va la luz? La solución en este caso pasa por rearmar el contador. No te preocupes porque el problema no es grave y se resuelve de forma sencilla, pero recuerda que es imprescindible que lo haga un instalador electricista autorizado.

En caso de avería particular, el corte de suministro eléctrico también puede deberse a algo tan simple como que se funda una bombilla, que al fin y al cabo, es un cortocircuito eléctrico. Si el cuadro eléctrico es antiguo y solo dispone de un PIA (Pequeño Interruptor Automático), se disparará y se irá la luz. En este caso, puedes ir al cuadro eléctrico y subir el PIA. Si después de eso se sigue disparando, es mejor que lo dejes todo bajado y apagado, y que contactes con un profesional.

El PIA es un elemento de protección y, si insistes, podría llegar un momento en el que este ya no se dispare. Al no proteger la instalación, se podría llegar a prender fuego. Recuerda que ocurra en el momento que ocurra el corte de luz, tanto DPV, como otras empresas, te ofrecemos electricistas 24 horas.

Como otras posibles causas que pueden provocar una avería particular figuran: el exceso de consumo en un enchufe (por ejemplo, si estamos utilizando una regleta y enchufamos demasiados elementos), cables en mal estado o una instalación antigua o mal realizada.

También podría darse el caso de que se haya producido una avería importante dentro de la vivienda o el negocio y haya provocado que los fusibles cortocircuiten y se estropeen, dejando sin luz al contador. En cualquiera de estas situaciones, lo mejor es recurrir a un electricista, que sabrá cómo solucionarlo de forma rápida y segura. 

Calambre con un electrodomestico
Da calambre un electrodoméstico o el fregadero. Si te ocurre esto, es porque existe una fuga de corriente en alguna instalación. Puede que sea en tu propia instalación o en una ajena, por lo que habría que revisar la toma de tierra y localizar el punto de inyección de esa corriente, en otras palabras, habría que buscar el elemento eléctrico que está provocando esa fuga. Lamentablemente, no podemos explicarte ni un truco ni un patrón de localización de averías, porque no existe, necesitarás la ayuda de un técnico electricista. Por seguridad, te comendamos que contactes con un profesional de forma inmediata y no trates de buscar tú la fuga, ya que esa corriente que se pierde puede ser de solo 8 voltios, pero también podría ser de más de 200 voltios, lo que significaría electrocución directa al contacto.

Diferencial
Se dispara el diferencial eléctrico, pero no hay avería. Cada vez hay más electrodomésticos y aparatos electrónicos en las viviendas y negocios y no se cuenta con la protección electromagnética necesaria. Esto provoca suciedad en la red eléctrica (fenómeno conocido como armónicos) y confunde a los diferenciales eléctricos convencionales.

Los diferenciales funcionan de la siguiente manera: miden la energía que entra y la que sale, registrando una diferencia de potencia. Cuando hay armónicos en una instalación, los diferenciales no solo están midiendo lo que entra y lo que sale, sino la energía que sale más la que produce la suciedad, por lo que registran más potencia de la debida y se disparan.

La buena noticia es que, como ves, no es una avería. Se puede evitar colocando una toma de tierra con la que se derive la suciedad o instalando diferenciales selectivos en el cuadro de protección (diferenciales superinmunizados). Cualquiera de las dos soluciones debe llevarlas a cabo un electricista, que por ley es el único que puede manipular instalaciones eléctricas de baja tensión.

Interruptor estropeado
Un interruptor deja de funcionar. En el caso de esta avería eléctrica, las causas pueden ser múltiples. Puede ser algo tan simple como que el interruptor sea antiguo y se haya estropeado por el uso, o que tenga algún fusible y se haya estropeado o incluso que se haya soltado o partido algún cable.

No supone peligro, pero para descartar posibles incidencias y evitar que se agrave la avería, te recomendamos que contactes con un técnico.

Lampara estropeada
Un punto de luz deja de funcionar. Como en el caso anterior, las razones para que una lámpara deje de funcionar son muy numerosas. Desde un casquillo en malas condiciones, hasta un cable cortado, pasando por que se hayan estropeado el interruptor o el fusible o se haya soltado un cable del portalámparas.

Ante la duda, lo mejor es no tratar de encender la luz. No es grave, por lo que no es necesario que cortes el suministro de toda la casa, pero sí necesitarás la ayuda de un  profesional.

Recuerda que en DPV contamos con un servicio de reparación de averías eléctricas en Zaragoza, que funciona 24 horas al día, 365 días al año ¡Para los problemas eléctricos mencionados en este post o para resolver cualquier otro, no dudes en contactar con notros!

Publicar un comentario


Safe Creative #1512290212159

Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información